PRODUCCION ESTRATEGICA Y HEGEMONIA MUND.

PRODUCCION ESTRATEGICA Y HEGEMONIA MUND.

Editorial:
SIGLO XXI
Año de edición:
ISBN:
978-968-23-1948-8
Páginas:
544
Encuadernación:
Rústica
$425.00
IVA incluido
En stock
Añadir a la cesta

Uno de los terrenos donde los cambios de los años ochenta han incidido de manera más decisiva ha sido el de la investigación en economía y, en general, en ciencias sociales. El planteamiento teórico latinoamericano, que desde los años cincuenta avanzara ininterrumpidamente hasta los sesenta, a partir de los ochenta se ha caracterizado por el desconcierto y el retroceso. nNo es difícil comprender que la quiebra de los patrones económicos, políticos e ideológicos que se ha producido en América Latina afecte su producción teórica, tanto más que ella se ha dado de modo concomitante con el derrumbe del marco que rigió las relaciones económicas y políticas en la posguerra. Es necesaria la investigación analítica de la nueva realidad para plantear nuevos modos de inserción posibles en la economía mundial y patrones de desarrollo diferentes. Para llevar a cabo esa tarea debernos armamos teórica y metodológicamente y, sobre todo, recuperar los ideales de progreso y justicia social que han dado vida a lo mejor del pensamiento latinoamericano. nEn esa dirección apunta el trabajo que aquí presentarnos, Producción estratégica y hegemonía mundial. Bajo la coordinación de Ana Esther Ceceña y Andrés Barreda Marín, con base en una exhaustiva investigación empírica y atendiendo a las exigencias de rigor teórico metodológico y enfoque crítico, el presente estudio trata de esclarecer, muy racionalmente, las determinaciones reales en las que las potencias mundiales y los bloques económicos emergentes asientan su poderío. nEl libro destaca por el esfuerzo que realiza para investigar determinaciones fundamentales de la moderna economía capitalista, recurriendo al arsenal teórico metodológico de la economía política marxista y valiéndose de una bibliografía amplia y oportuna. Se trata de una contribución valiosa al conocimiento del proceso que estarnos viviendo y un incentivo a los investigadores latinoamericanos para que retomen su tradición creativa y crítica en el estudio de las realidades que conforman las opciones que nuestros países tendrán que afrontar en este fin de siglo.