PERDER EL NOBEL

PERDER EL NOBEL

Editorial:
GRIS TORMENTA
Materia
Crítica y ensayo
ISBN:
978-607-97866-3-2
Páginas:
80
Encuadernación:
Rústica
$200.00
IVA incluido
Sobre pedido

Publicado por primera vez en español, Perder el Nobel fue uno de los ensayos ganadores del Notting Hill Editions Essay Prize 2017, el premio de no ficción más generoso del mundo, entregado en Londres cada dos años. Los ganadores son elegidos por su originalidad, estilo literario y, sobre todo, su capacidad de persuadir. Perder el Nobel es una historia profundamente reflexiva y sofisticada acerca del oficio de la traducción, la fuerza de la literatura rusa y el significado de la pérdida. Una ventana de inusual honestidad a la divergencia entre la vida personal y profesional de una traductora, escritora y lectora. Alejada de una voz académica, es además una gran introducción a Svetlana Alexiévich, Premio Nobel de Literatura 2015. La línea narrativa inicia en las profundidades rusas, es recogida por Svetlana Alexiévich, analizada por Laura Esther Wolfson, traducida por Marta Rebón y presentada por Gris Tormenta. Perder el Nobel es una historia sobre el abismo -no solo aquel de naturaleza lingüística- que a veces existe entre el texto original y el traducido. ¿Qué representa el traductor como intermediario invisible de significado? ¿Cómo debemos entender su postura? ¿Existe un proceso creativo correcto? Con la autoridad absoluta de una ensayista magistral, Wolfson nos permite adentrarnos en las complejidades de la traducción literaria a través de un ensayo contemplativo y brillante. Su testimonio es una genuina reflexión que nos hace sentir todo el peso del pasado y nos revela los dilemas del pensamiento en la vida cotidiana. Laura Esther Wolfson realmente ha traducido su psique, con una honestidad brutal, para el placer del lector. -Phillip Lopate. Una mujer se sienta a reflexionar acerca de todo lo que ha vivido. En busca de la distancia correcta para darle un gran sentido, adopta un tono de voz que refleja profusamente todo lo que sucedió. Esta voz vive en la mente del lector mucho después de la última página. -Vivian Gornick